Actualizado (Septiembre 2/2020)

Materiales a expandir en la sesión siete del taller de Directores FJC:

1

El miedo escénico

Las raíces del miedo son tan numerosas como la cantidad de cuestiones que podrian no funcionar en un concierto. En eso, estamos de acuerdo. Lo que llamamos todos miedo escénico es la sensación de pavor que en algun momento hemos experimentado al salir al escenario y recibir el aplauso del público, un aplauso que imaginamos frío y cargado con juicios. A partir de este punto, me atrevo a sugerir 3 ejercicios que pueden ayudar a concentrar nuestra atención sobre el ambito que realmente importa: hacer musica. Que el miedo haga lo suyo no debe nunca entorpecer nuestra labor al timón de una orquesta.

Consideremos el siguiente articulo de Gabo, atreviéndose a tener miedo, sólo por el placer de decir que seguimos leyendo a este noble y emblemático escritor patrio.

Las razones de todo miedo escénico las pretendo resumir en 3 vertientes:

  1. Nuestra concentración se agota rapidamente.
  2. Nuestra preparación es inadecuada para la importancia del evento.
  3. Nuestra imaginación provee mil escenarios, todos negativos.

¿Qué tipo de ejercicios puede cada uno recomendar a sus colegas?
Por favor dejen un comentario al final de esta página describiendo la experiencias y técnicas que les resulten de provecho.

2

Manteniendo la aptitud Fisica del Director

Paralelos con la práctica del Kayak

Traduccion de Carlos Botero – [Leer Articulo Completo]

En los últimos años, está creciendo el interés por la salud de los músicos, ya que cada vez el nivel de exigencia es mayor. Las investigaciones muestran que alrededor del 76% sufren o han sufrido problemas físicos que les impide realizar su actividad con normalidad, y el 84% ha tenido lesiones que han interferido en su práctica.

Las intervenciones con actividad física tienen efectos positivos sobre el dolor, la postura corporal, el rendimiento musical y la condición física. Mejorar el conocimiento del cuerpo, incorporar nuevos hábitos de actividad física, introducir descansos, y hacer una correcta programación tanto física como musical será determinante para la prevención de lesiones músculo-esqueléticas comunes en nuestra profesión.

3

Afinacion del ensamble escuchando los armonicos:
(Agradecimientos al maestro Carlos Agreda)

6 thoughts on “Taller Virtual de Directores, FJC”

  1. Mi recomendación frente al manejo del pánico escénico, es hacer ejercicios de respiración y meditación antes de salir a dirigir. Sin embargo en mi caso personal, suele ser ansiedad, que suelo solucionarla con estiramiento del cuerpo, saltar, sacudir los brazos, respirar profundo, caminar, bostezar, todo lo que mi cuerpo necesite para liberar ese sentimiento de ansiedad y caminar segura hacia el podio.

  2. En lo personal, desde hace años he procurado mantener un rutina de ejercicios de relajación guiada que me resultan beneficiosos en el manejo de la tensión física y el control mental, lo que sin lugar a dudas no es una solución completa al estrés de los nervios en escena, pero esto, junto a una adecuada preparación y el ejercicio permanente de las presentaciones, me han me han permitido, poco a poco, manejarlos de mejor manera.

  3. Creo que el miedo siempre estará implícito en nuestro quehacer, es algo que debemos aprender a manejar. y ésta interesante lectura me ha permitido cuestionarme sobre la sensación que se produce en mí, y lo que hago para manejarla, porque tal vez uno cree que es el único que pasa por ella, y he llegado a la conclusión que amo tanto lo que hago que siempre estará implícita.

    la manera como la manejo es haciendo un trabajo con los niños de la Orquesta el día de la presentación, que me ayuda a manejar mi propia sensación de miedo:
    Les digo: lo que vamos a dar es un regalo y que no debemos tener miedo a regalar lo que tanto hemos trabajado con tanto amor, que el Universo y las personas que estarán ahí recibirán ese regalo con amor, que es normal sentir lo que sentimos pero podemos aprovechar esa energía para convertirla en música, y que hemos trabajado lo suficiente y que no debemos temer porque el trabajo respetuoso de la música siempre tendrá buenos resultados, y las equivocaciones hacen parte del proceso.

    Mi trabajo personal como directora es muy importante, porque todo lo que siente el Director se proyecta hacia la Orquesta, es por eso que hago deporte, me ayuda a mantenerme mentalmente bien con ideas claras, y con una mejor disposición de trabajo con los niños, el estudio de la partitura es prioridad, para optimizar el trabajo, y respiro profundo antes de salir a escena y me conecto con algo especial para hacer mi trabajo de la mejor manera, si hay equivocaciones me perdono y digo que hacen parte del proceso, en escena sonreír para ayudar a los chicos a manejar esa situación para continuar, dejar atrás para ayudarlos a enfocarse en la música que continúa.

    Eso lo he aprendido de grandes directores que antes de ser excelentes músicos son excelentes seres humanos y hacen del proceso de hacer música una experiencia maravillosa en escena y regalan lo mejor de sí, y hacen del proceso de hacer música un proceso libre de aciertos y desaciertos que hacen parte del proceso de aprendizaje, a todos aquellos que dan tanto mi respeto y admiración profunda.

  4. Saludos!
    En cuanto al miedo escénico considero que es elemental el manejo de la respiración y de la mente, en el primer punto, si se liga a la recomendación del cuidado físico, el ejercicio diario es elemental, pues está fortaleciendo cotidianamente el aparato respiratorio, y oxigena la mente para pensar con mayor claridad y agilidad. Igualmente, el tema de la imaginación, preparar constantemente a la mente a situaciones de estrés a la que será expuesta. Es elemental además, en etapas juveniles e iniciales, preparar además a nuestros músicos a dichas situaciones, ejercitarlos para evitar el estrés en las situaciones de concierto y dificultades que se puedan presentar durante las presentaciones, conservar la calma y sacar adelante el problema que se presente, “pensar despacio para solucionar o tocar rápido”.

  5. Personalmente, casi nunca sufro de pánico o miedo escénico. Sin embargo cuando ha sucedido, procuro respirar profundamente y mentalizarme… Entender que me he preparado para esto y que en ese momento, voy a disfrutar el trabajo hecho, teniendo en cuenta que el miedo lo único que tendrá como consecuencia es entorpecer todo un proceso. Si yo como directora, disfruto el momento del concierto, con la confianza de que se hizo el mejor trabajo previamente, el colectivo de personas que están en el escenario conmigo, también recibirán esa energía…. Y eso finalmente es lo que hay que transmitir al público. El respirar, tomar un poco de agua mientras se hace ese trabajo psicológico, siento que va a llevar a la calma pero también, a una excelente actitud para salir al escenario.

  6. En mi caso particular, la timidez ha sido en principio el factor que aporta al miedo escénico. Pero la experiencia como músico me ha ido otorgando herramientas para que la sensación aquella de temor, pánico, sea controlable y no afecte el resultado de la puesta en escena.
    Me pasa mucho que me lleno más de nervios cuando estoy como músico detrás del atril, frente a un micrófono, que cuando estoy sobre el podio dirigiendo. Esto me ha llevado a considerar que el hecho de estar dando la espalda al público y mirando los rostros de mis niños o jóvenes de la Banda sinfónica, es más reconfortante que asumir cara a cara el público.
    Cuando he estado frente a orquestas semiprofesionales o profesionales, en talleres de dirección, se siente una carga muy pesada en la espalda, y ha sido inevitable que la voz, en el primer encuentro con estas agrupaciones, me tiemble y tenga que hacer esfuerzos para que pueda pronunciar palabras con coherencia. No obstante esto ha ido mejorando gracias a la frecuencia con que estos encuentros se hacen.

    Para estar más tranquilo, antes de un evento, me tomo el tiempo de revisar las partituras, de imaginar el concierto, de caminar un poco, pasar tiempo con mi familia, y lo que no puede faltar, mantengo mi respiración lo más calmada posible.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *